Abigeato siembra temor en ganaderos de Quinindé

Karina S. es una de las últimas víctimas del abigeato en Quinindé, denuncia que entre el 13 y 14 de agosto delincuentes inidentificados ingresaron a su propiedad con camiones como si fueran los dueños y se llevaron 36 cabezas de ganado.

El hecho se registró en el recinto Zapotal Bajo, en el km 13 de la vía Quinindé- Esmeraldas, y esta sería la segunda vez que los delincuentes ingresan a esta propiedad, lo cual mantiene preocupados a los ganaderos al ver como los maleantes tienen tanta facilidades y logística para ingresar a las haciendas y llevarse el ganado.

Karina S. dice que no entiende como transportan el ganado por las carreteras, porque supuestamente se hacen controles y patrullajes y sin embargo el robo de ganado cada día va en aumento en la zona.

Mantenerse unidos

Exhortó a los ganaderos a mantenerse unidos para poder enfrentar a la delincuencia, porque a pesar que ellos como ganaderos están prohibidos de portar armas y porque podrían ir a la cárcel, sin embargo los delincuentes andan bien armados haciendo de las suyas.

Patricia Cabrera, presidenta de la Corporación provincial de Ganaderos de Esmeraldas, expresó su solidaridad con Karina, S. y lamentó lo que está ocurriendo en la zona.

La dirigente recordó que se estableció un plan contra el abigeato con el gobierno y principalmente con el ministerio del Interior, que si bien es cierto está dando resultados en algunos sectores como en la zona norte, sin embargo cree que hay que trabajar mucho para recuperar el ganado que ha sido sustraído en Quinindé.

Protegerse de la delincuencia

Cabrera, considera que es necesario que la gente se proteja para hacer frente a la delincuencia y principalmente los ganaderos, para que rindan los exámenes y pruebas que sean necesarias y quienes están en la capacidad para poder portar armas tengan que hacerlo.

Joffre Álava, presidente de la Asociación de Ganaderos de Quinindé, considera que el sector está en crisis, por la falta de apoyo de las autoridades seccionales y nacionales para fortalecer el trabajo que ellos vienen desarrollando.

Señala que se han hecho muchos acuerdos ministeriales que no han llegado a ningún fin, pero no hay solución al abigeato. Estos hechos mantienen preocupado a los ganaderos no solo del cantón sino del país porque algunos ya quieren desistir de esta actividad por los niveles de inseguridad que se presentan.

Fuente: La Hora