Abigeato no para

Manuel G., jamás notó el momento en el que le robaron más ocho cabezas de ganado de su hacienda ubicada en la parroquia El Esfuerzo. Al despertarse, el 4 de abril, vio el corral de sus animales vacíos y dio aviso a las autoridades.

Él es parte de los 44 casos de abigeato que se registraron, desde enero hasta mayo de este año, según el registro de la Jefatura Provincial de Policía.

El cometimiento de este tipo de delito no ha menguado durante los últimos meses, ya que los delincuentes han modificado su accionar para no dejar rastro, según los productores.

Manuel señaló que una de las nuevas modalidades de este crimen es el despedazamiento del animal robado, apenas horas después de haber sido robado. “Los ladrones se llevan la vaca la descuartizan y la van a vender por pedazos en las ciudades, por eso se hace difícil encontrar a los delincuentes y reconocer los animales que eran nuestros”, señaló el afectado.

Acciones

La Policía y Fiscalía emprendieron investigaciones de varias de las denuncias asentadas en la localidad. Una de las indagaciones dio con el paradero, el 13 de junio, de 28 reses que fueron sustraídas en el cantón La Concordia.

Los semovientes fueron encontrados en el kilómetro 34 de la vía a Plan Piloto, La Concordia, a bordo de un camión, manejado por Carlos N., quien fue detenido en el instante. Dentro de las investigaciones también se aprehendió a José N., quien sería el supuesto planificador del delito, según señaló Pablo Aguirre, comandante de la Sub Zona, precisando que se está trabajando en algunos casos de este tipo para dar con la captura de los responsables. “Se están realizando indagaciones para capturar a los autores de estos crímenes”, enfatizó. (IV)

“No existe un control”

En declaraciones anteriores el presidente de la Asociación de Ganaderos de Santo Domingo (Asogan SD), Gruber Zambrano, hizo una llamado al compromiso de las autoridades de la localidad para frenar la incidencia del abigeato.

Zambrano señaló que ninguna de las propuestas ofrecidas por algunas carteras de Estado no fueron cumplidas, entre ellas la colocación de botones de auxilio en varias zonas rurales, el monitoreo en las vías en cuanto al transporte de reses pasadas las 18:00, entre otros mecanismos de control para evitar el robo de semovientes.

“Hemos sido engañados por las autoridades porque hasta ahora la delincuencia no para y los ganaderos somos los perjudicados”, enfatizó

Fuente: La Hora