Abigeato: Controles frenan robos

El Ministerio del Interior, la Policía Nacional, el Ministerio de Agricultura, Acuacultura y Pesca (Magap), Agrocalidad y la Asociación de Ganaderos elaboraron estrategias conexas para evitar el abigeato (robo de ganado) en las principales zonas rurales del país. Los resultados ya se ven. En el 2012 se presentaron 1.802 denuncias y de enero a septiembre del 2013, 1.434 (ver recuadro).

En una reunión de estas autoridades, sostenida el 18 de febrero anterior, se les ofreció a los ganaderos “renovar y, en el caso de aquellos que no tienen, obtener el permiso para portar armas”, anunció el gobernador del Guayas, Rolando Panchana.

Según la Fiscalía, la mayoría de denuncias provenían de Pichincha, Manabí y Guayas. Los cantones más perjudicados fueron Mejía, Rumiñahui y Cayambe. Carlos Pozo, jefe policial de Machachi, población ubicada a 40 minutos al sur de Quito, dijo que el año pasado se desarticularon dos organizaciones delictivas dedicadas al robo de ganado. Cinco personas fueron detenidas y ahora enfrentan un proceso penal por abigeato.

La implantación de los botones de seguridad y la recompensa son dos de las medidas que, según Juan Pablo Grijalva, gerente ejecutivo de la Asociación de Ganaderos de la Sierra y el Oriente (AGSO), les han permitido defenderse. “En el campo no teníamos una comunicación instantánea con las autoridades”, afirma, al tiempo de destacar el pago de recompensas lo que “ayuda a que los abigeos piensen dos veces antes de llevarse un animal”, dice. El ejecutivo de AGSO cree que no son personas aisladas las que roban ganado sino que están conformadas organizaciones delictivas especializadas en esta actividad ilícita.

Las denuncias sobre este ilícito son frecuentes, sin embargo, las víctimas vivían en zozobra por posibles represalias en su contra.
Por ello, la Policía tiene la disposición de capturar bandas sin necesidad del pedido directo de los afectados.

La institución ha conformado equipos especializados en la investigación del abigeato. El ejecutivo de AGSO cree que no son personas aisladas las que roban ganado sino que están conformadas organizaciones delictivas especializadas en esta actividad ilícita.

Sobre la seguridad de los ganaderos, Grijalva prefiere no alentar a las autoridades para armar las fincas y haciendas. Dice que prefiere confiar en las instituciones encargadas de la seguridad ciudadana para no instar a la violencia civil.

El teniente coronel Stalin Enríquez, encargado del Departamento de Control de Armas del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, aseguró que aún se están entregando permisos para el porte de armamento y que también se están renovando los dequienes ya los tenían.

Fuente: La Hora